El caso del homófobo Proyecto Pilla-Pilla se ha retomado hoy con la declaración de un joven imputado por grabar las imágenes de las víctimas. Ante el juzgado de Granollers que investiga el caso, el joven ha negado cualquier vínculo con el proyecto y no ha sabido explicar por qué otros imputados en el mismo proceso dieron su nombre como el de la persona que filmó a las víctimas.

Tres de las víctimas del grupo, que aparecían en los vídeos, también han sido citadas hoy a declarar y se han refirmado en la denuncia que interpusieron a finales de 2013. El proyecto Pilla-Pilla, formado presuntamente por seis jóvenes y un menor, acosaba a gays mediante emboscadas. El grupo concertaba citas sexuales con ellos a través de internet haciéndose pasar por jóvenes de 16 años.

Cuando se producía el encuentro, los jóvenes grababan con una cámara de vídeo sus acciones de acoso para humillarles colgando las imágenes en la red. Los vídeos circulaban por Facebook y Twitterbajo el precepto de “desenmascarar pederastas”, si bien una relación consentida entre un adulto y un menor no se considera delito en España a partir de los 13 años.

La difusión de los vídeos del grupo, que actuaban en la zona de Granollers y de Les Franqueses del Vallès, generó un gran revuelo en la red y enfrentó a detractores y partidarios del grupo.

El Pais