COMUNICADO

OBSERVATORIO CONTRA LA LGBTFOBIA DENUNCIA LA ACTUAL DESIGUALDAD EN EL TRATAMIENTO DE LA VIOLENCIA DOMÉSTICA EN PAREJAS HOMOSEXUALES

La violencia doméstica o intragénero entre parejas de gays y lesbianas, no puede seguir considerándose una violencia doméstica de segunda categoría, y exigimos las mismas medidas y recursos que actualmente son ofrecidos a las mujeres víctimas de violencia de género

Madrid, a 19 de Abril de 2016.-

El Observatorio Español contra la LGBTfobia (STOPLGBTFOBIA) denuncia la actual desigualdad existente en el caso de violencia doméstica o intrafamaliar en parejas homosexuales, y la necesidad de que una futura Ley Estatal Integral de Igualdad de Trato y No Discriminación incluya medidas de protección legales, policiales y recursos sociales similares a los que disfrutan en este momento las mujeres víctimas de violencia de género.

El pasado 3 de febrero en el distrito de Retiro de la capital madrileña, un hombre homosexual de 37 años, de origen ecuatoriano, golpeó hasta la muerte a su pareja, otro hombre homosexual de 41 años, también de origen ecuatoriano, cuyo cuerpo tendido en el suelo con fuertes contusiones en la cabeza y desnudo cintura abajo fue descubierto 12 horas después por compañeros de piso que lo notificaron a la policía. Tras una investigación de su círculo cercano el pasado 11 de Abril fue detenida su pareja que había huido al distrito de Ciudad Lineal, y por orden del juez fue condenado a prisión provisional pendiente del juicio por asesinato con alevosía y ensañamiento, tras probarse lo había matado a golpes tras descubrir que mantenía relaciones con otros hombres.

Tras más de 10 años de la aprobación del matrimonio igualitario en España, el reguero de muertes de hombres a manos de sus parejas también hombres no ha parado, y se han conocido relevantes casos mediáticos como los acaecidos en Abril de 2009 en Adra (Almeria) de un hombre a manos de su ex pareja, el asesinato en Julio de 2011 en el Holiday Gym de Madrid de un hombre a manos de su ex novio, o el más reciente del actor vasco Koldo Losada producido el 22 de Noviembre de 2014 en este caso por los celos de su marido, y muchos más de los que lamentablemente no hemos tenido noticia, dado que aún hoy en día vivir públicamente la homosexualidad o bisexualidad conlleva discriminación y escarnio en parte de la sociedad sobre todo en núcleos rurales y pequeñas ciudades, que provoca que muchos homosexuales lleven una doble vida y su entorno y su familia desconozca su orientación sexual.

En el caso de mujeres también ha habido casos como el producido el 10 de Abril de 2007 en Tenerife donde una mujer mató a su novia, o en Diciembre de 2011 donde una mujer de Sevilla asesinó a su pareja en la barriada de Bellavista. Muchos más numerosos han sido los casos de mujeres transexuales muertas a manos de sus parejas hombres, como la de una joven transexual de Fuengirola el pasado 11 de Noviembre de 2012, que en este caso si pudo tratarse como violencia de género.

Menos dramático pero más abundantes son los casos de malos tratos físicos y psicológicos entre las parejas homosexuales, que no pueden acogerse a las mismas medidas de protección y a los servicios que las administraciones ponen a disposición de las mujeres víctimas de sus parejas hombres, y en muchas ocasiones es mucho más necesario por cuanto muchos gays y lesbianas viven en una situación de discriminación, desigualdad y desamparo. En algunos casos aislados, algunas administraciones han puesto a disposición de mujeres lesbianas víctimas de sus parejas mujeres algunos de los recursos que reservan a las víctimas de violencia de género, pero todo queda al albur y pena de funcionarios y trabajadoras de estos servicios de atención de violencia de género.

“La violencia doméstica o intragénero entre parejas de gays y lesbianas, no puede seguir considerándose una violencia doméstica de segunda categoría, y exigimos las mismas medidas y recursos que actualmente son ofrecidos a las mujeres víctimas de violencia de género. Por ello es adecuado ahora cuando empieza a debatirse una posible Ley estatal integral de Igualdad de trato y no discriminación, que se tengan en cuentan estas necesidades y exigencias para su inclusión. Muchas personas están siendo excluidas de determinados servicios y medidas legales y sociales. Las administraciones no pueden seguir discriminando por más tiempo a las personas por orientación sexual o identidad de género, y sólo pedimos ecuanimidad y justicia.”, ha declarado Paco Ramírez, director del Observatorio.