COMUNICADO

OBSERVATORIO CONTRA LA LGBTFOBIA DENUNCIA LA HIPOCRESÍA Y FALTA DE CARIDAD CRISTIANA DEL ARZOBISPO DE SEVILLA AL FOMENTAR LA EXCLUSIÓN DE HOMOSEXUALES EN LA IGLESIA

Madrid, a 12 de Junio de 2016.-

El Observatorio Español contra la LGBTfobia (STOPLGBTFOBIA) denuncia la hipocresía y falta de caridad cristiana del arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, con un nuevo hecho miserable y repudiable al obligar a los dominicos de la Iglesia de Santa María la Real, a cancelar un evento lúdico y de oración “por las víctimas de la exclusión” organizado por ICHTHYS (Cristianos LGBT de Sevilla) en la noche de este pasado sábado.

No es la primera vez que el arzobispo obliga a cancelar eventos con grupos LGBT en la Archidiósesis de Sevilla, como ya realizara en 2012 con un acto similar en la misma iglesia. Y tampoco es la primera vez que se muestra contrario a ejercer el acogimiento de personas homosexuales tanto con declaraciones como con hechos. En 2005 declaró el matrimonio entre personas del mismo sexo afectaría negativamente a la ‘familia’ y a los menores adoptados, y en 2013 consideraba un abuso extender el concepto de matrimonio a las uniones homosexuales. En 2012 tras la salida del armario del sacerdote José Mantero llegó a declarar que la homosexualidad es un “desorden moral y un pecado”. Su última acción contra las personas LGBT la realizó a finales de Febrero de este año cuando apoyó y aconsejó al sacerdote de Ecija que prohibiera que un joven homosexual que vive con su pareja pudiera ejercer como padrino en el bautizo de su sobrino por “llevar una vida no congruente con la fé”.

Sin embargo, en 2012 tuvo la desfachatez de declarar que “los homosexuales son hijos de Dios y son hermanos míos y la Iglesia los acoge”.

Desde el Observatorio Español contra la LGBTfobia denunciamos con contundencia esa hipocresía y falta de caridad cristiana del Sr. Arzobispo, que no sólo no está siguiendo las indicaciones del Papa Francisco acerca del acogimiento de los homosexuales, sino todo lo contrario al boicotear cualquier acto con personas LGBT en las iglesias de su Archidiócesis. Con esta actitud lo único que provoca es alejar más a la Iglesia de la sociedad, continuar con la sangría de feligreses y promocionar el mensaje de que los homosexuales son personas de segunda categoría que se merecen la discriminación por pecar, con lo que se jalea a la minoría más intolerante y fundamentalista de la sociedad para promocionar su odio e incitar a su violencia tanto verbal como física”, ha declarado Paco Ramírez, presidente del Observatorio.

Las últimas declaraciones desde la Conferencia Episcopal Española han terminado de defraudarnos y hacernos perder la esperanza de que se recriminarían estas actitudes intolerantes, o de fomento del fundamentalismo ortodoxo basado en una sexualidad simplista y discriminatoria del ser humano. La excusa es la libertad de expresión para predicar dogmas actuales de la Iglesia usando la Biblia y el Catecismo. No obstante la libertad de expresión tiene sus límites, que la Iglesia sobrepasa fuertemente cuando realiza mensajes de condena y de fomento del odio, en vez de fomentar un mensaje de amor e inclusión. No creo que sean tan ignorantes para no saber que estos ataquen dan alas a ciertos intolerantes para llevar a cabo ataques y agresiones a las personas LGBT. ¿No han dedicado un momento de sus pensamientos en entrever las consecuencias de sus prédicas? Hay muchos feligreses LGBT que son creyentes y que sufren diariamente con estos continuados ataques, que tan sólo les dejan cuatro salidas: salir de la Iglesia y perder la fe o buscar otras iglesias más inclusivas, seguir creyendo convirtiéndose en feligreses de segunda categoría manteniéndose castos para no pecar, seguir siendo creyente pero fuera del dogma tradicional, o la vía más dramática del suicidio al no poder compatibilizar su fe con sus sentimientos”, afirma Ramírez.

Esta situación que vive la Iglesia Católica en España nos aleja cada vez más una iglesia cercana a la sociedad e inclusiva, como la es fomentada por algunas jerarquías de países del centro y norte de Europa que hacen llamamientos a un mayor acercamiento a la feligresía LGBT y sus familias. De hecho, la Iglesia parece estar poniendo en acción un plan ‘Sp-exit’ urgente para sacarnos de la órbita de Europa e incluirnos más en la órbita de las Iglesias de África y América Latina que continúan con su interpretaciones caducas y fundamentalistas de la moral cristiana y su contínua ingerencia en leyes y gobiernos”, finaliza Paco Ramírez.

Finalizamos este comunicado con el listado de la Jerarquía de la Iglesia Católica en España contra la igualdad, un listado que cada día parece incrementarse:

1. Cardenal Antonio Cañizares, arzobispo de Valencia

2. Juan Antonio Reig Plá, obispo de Alcalá de Henares

3. Joaquín Mª López de Andújar y Cánovas del Castillo, Obispo de Getafe

4. José Rico Pavés, Obispo Titular de Mentesa y Auxiliar de Getafe

5. Demetrio Fernández González, obispo de Córdoba

6. Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla

7. Cardenal Fernando Sebastián

8. José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián

9. Cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo emérito de Madrid

10. Rafael Palmero, obispo eméritode Alicante-Orihuela

11. Casimiro López Llorente, obispo de Segorbe-Castellón

12. Jaume Pujol, arzobispo de Tarragona

13. Bernardo Álvarez, obispo de Tenerife

14. José Manuel Lorca Planes, obispo de Cartagena